agosto 13, 2019 / Innovación

El futuro de las empresas cada vez se ve más comprometida con la llegada de nuevas tecnologías que pretenden automatizar, hacer más eficiente y mejorar la productividad a un nivel nunca antes visto…

La necesidad de transformarse es inminente, ya que las empresas necesitan  continuar compitiendo en un mercado en donde cada vez las barreras de entrada se vuelven inciertas para las grandes corporaciones y más fáciles para aquellas pequeñas  ideas que pueden ser llevadas a cabo de manera ágil, para  demostrar aquello podemos remontarnos al 2009, en donde una empresa como KODAK que contaba  con más de 1400 empleados alrededor del mundo se vio sometida a la agilidad de una startup como Instagram, la cual con apenas 14 empleados  logro desplazarla disrumpiendo el mercado de la fotografía digital.

Entender la trasformación exponencial implica entender los siguientes pilares:

5G (Como tecnología propulsora)

La tecnología que espera llagar masivamente al mundo en el 2020 y 2021 será la base sobre la cual tecnologías exponenciales podrán operar en su máxima expresión.  De esta forma, 5G se convierte en el oxígeno propulsor de cada nueva interacción entre objetos y personas. Entender esta tecnología como oxigeno propulsor es la clave, sin duda sigue siendo sobrestimada ya que más allá de brindar una mejor velocidad, ahorro de energía y conectividad en lugares aglomerados, esta también se puede catalogar como una tecnología de soporte seguro la cual brindara mayor confianza a las interacciones generadas en el ecosistema tecnológico.

Tecnologías exponenciales (Como el medio de interacción)

Sin duda tecnologías como Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas (IoT), Blockchain, Realidad Virtual y Realidad Aumentada son las que llevan la delantera cuando se habla de tecnologías exponenciales. Entender este tipo de tecnologías significa entender que todas son complementarias y convergentes. De igual manera, empezar a adoptarlas de manera mínima permitirá a cualquier empresa incrementar su velocidad de operación. Como bien lo indica una de las teorías de las 6 D’s de la disrupción exponencial, estas tecnologías cada vez son más económicas y accesibles gracias a la demonetización de las cosas; para tener una idea, según la revista Forbes Asia en el 2004 el costo promedio de los sensores utilizados en IoT (Internet de las Cosas) era de $1.30, pero ahora se estima que en el 2020 su costo caerá a apenas $0.38 y así sucesivamente hasta llega a céntimos de dólar.

Velocidad de Cambio (Como mentalidad operativa hacia el futuro)

En un mundo volátil e incierto aquella famosa frase de Charles Darwin se vuele un poco pasada de moda, ya que en esta nueva era exponencial quien sobrevivirá ya no será el más fuerte, tampoco el más inteligente, ni tampoco el que mejor se adapte, sino que todo se resume a la velocidad con la que las empresas se adaptaran para generar cambios en tiempo real. “Velocidad de cambio” es la palabra clave que permitirá a nuevas empresas y emprendedores sobresalir con sus ideas en mercados cambiantes.

No hay duda de que la trasformación exponencial es un concepto que todas las organizaciones deberían empezar a entenderlo para verse beneficiados de la misma. Por supuesto, existen varios tipos de implementaciones y cada empresa deberá identificar las variables tecnológicas que les permita generar un cambio radical en sus organizaciones.

Autor: Julio Cesar Garcia – AEI Innovación