Hay que hacer frente a los desafíos que la presente crisis sanitaria ha impuesto en las organizaciones, las cuales han identificado una amenaza para su modelo de negocio debido al cambio brusco en el comportamiento y necesidades del consumidor. Mantenerse estáticos frente a esta nueva realidad hará que muchas empresas pierdan competitividad y por tanto su cuota de mercado, lo que ocasionará grandes pérdidas económicas a corto y mediano plazo, la única herramienta que permitirá una mejor adaptabilidad presente y futura es la innovación.

Ahora las organizaciones no solo tienen la oportunidad de innovar, se ven obligadas a hacerlo. Si bien nadie pudo avizorar los desafíos de la actual crisis, sí es posible adelantarse a los cambios que se generarán a partir de ella.

La innovación en el ámbito empresarial es un cambio que modifica elementos existentes de la organización con el fin de mejorarlos o crear nuevos elementos.

¿Qué es innovación abierta y por qué es necesaria?

El término “Innovación Abierta” se le atribuye a Henry Chesbrough (2003), quien lo definió como una parte del proceso de Innovación que consiste en que las organizaciones complementen sus conocimientos propios con ideas de agentes externos a su proceso de innovación y también permitan extraer ideas internas de la organización para que otros en el mercado puedan usarlas.

Este concepto se ha vuelto bastante popular y atractivo, pues permite la interacción entre equipos multidisciplinarios conformados por distintos niveles y actores del ecosistema como: proveedores, áreas de investigación, instituciones gubernamentales, clientes y academia, a fin de satisfacer las necesidades de la organización y de sus partes interesadas.

El primer paso para iniciar con la aplicación de innovación abierta dentro de las organizaciones es afrontar los siguientes desafíos:

  • Estratégicos: definir el alcance del proyecto, alianzas adecuadas, costo de oportunidad.
  • Estructurales & Operacionales: construir un proceso eficaz para la ejecución, desarrollo e implementación de ideas, uso de herramientas correctas.
  • Legales: considerar aspectos legales como derechos de propiedad intelectual y términos y condiciones.
  • Culturales: aversión al cambio, falta de compromiso y participación, incapacidad de trabajar entre distintas áreas, premiar a quienes participen del proceso.

Adicionalmente, para implementar una estrategia de innovación abierta, es fundamental identificar el estado actual de la empresa y prepararla para el cambio, para lo cual se recomienda seguir los siguientes pasos:

  1. Evaluar la empresa: realizar un análisis interno y externo de la empresa o análisis FODA[1], para definir objetivos estratégicos claros. ¿Qué recursos i+D+I[2] tenemos actualmente?
  2. Entender las nuevas tendencias del mercado en que nos encontramos y las necesidades del mismo, sus consumidores, usuarios finales, partes interesadas e incluso a la competencia.
  3. Definir a dónde queremos llegar y cómo queremos que funcione la empresa. ¿Cuál es nuestro mercado objetivo?
  4. Realizar el plan de implementación detallado. Para cumplir los objetivos es ideal definir qué actores del ecosistema son clave y qué alianzas estratégicas nos pueden ayudar a potenciarlos.

Una vez terminado el proceso de innovación abierta la empresa podrá obtener los siguientes beneficios: reducción de costos, menor desperdicio de recursos, mayor eficiencia operativa, identificación de nuevas oportunidades, mejor interacción con el ecosistema, fortalecer el sector productivo de la empresa, lanzar productos y/o servicios más innovadores, potencialización de data de mercado, robotización de procesos, inteligencia artificial, mejorar la experiencia del cliente, entre otros.

Un claro ejemplo de éxito en innovación abierta es Open Banking, en donde el sector bancario activa una plataforma tecnológica que brinda acceso a terceros a fin que estos desarrollen aplicaciones y servicios alrededor de la institución financiera, lo que permite la interacción entre agentes internos y externos para impulsar innovación en el modelo de negocio actual. De esta manera, con la información que proporciona el banco, personas externas pueden participar de la creación de programas o herramientas disruptivas que la entidad puede ofrecer al cliente final. La innovación es un requisito indispensable de las organizaciones que quieran mantenerse competitivas en el tiempo, y está al alcance de todos. 

Si quieres saber más, te acompañamos en el proceso. Ven! Te invito a innovar con nosotros, llena este formulario y nos contactaremos contigo https://bit.ly/InnovAbiertaKLabs

[1] Fortaleza, Oportunidades, Debilidades y Amenazas

[2] Innovación, Investigación y Desarrollo

Referencias:

Autora: Andrea Hidalgo – Coordinadora de Operaciones